Frases célebres y versos varios

  • “Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda”. (Martin Luther King, Marcha en Washington por el trabajo y la libertad, 1963 )
  • Mister T: "Qué aceitoso está el aceite!"; "Uso los brazos de hilo dental"
  • "Es una vergüenza mandar callar a un necio, pero más lo es dejarle seguir hablando." (Benjamin Franklin)
  • "En mi vida he trabajado más que el ganso que pone sus huevos en lo alto del alcornoque..." (Jogen Hasler) [no es mi caso, vale :P ]
  • "La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días" (Benjamin Franklin)

miércoles, 21 de enero de 2009

Ocurrió en la villa de San Pedro, o en cualquier otro lugar

Una noche de buen vino y de mejor compañía,
anduvimos por la calle hasta aplastarnos el día,

y nos bañamos vestidos como en un día de boda.

En la villa de San Pedro vi el paraíso en su boca.


Y su madre en la cocina preparándole la cena.

Nadie cena como en casa si la que guisa es mamá.

Y el mundo ajeno a lo nuestro, iba a su velocidad,
mientras que ella y yo anudados, nos prometimos el mar.


Nos prometimos el mar, lleno de vida y de sal.

Llenamos el corazón (de) violencia y calma a la vez.

Él es el mismo traidor; azul o verde, da igual,

nos prometimos el mar.


Y me pasada las horas apoyado en la farola

que daba luz a su puerta sólo por verla pasar,

aguantando las tormentas por regalarle una rosa,

rosa que nunca le dí, ya no la volví a ver más.


Nos prometimos el mar, lleno de vida y de sal.

Llenamos el corazón (de) violencia y calma a la vez.

Él es el mismo traidor; azul o verde, da igual...


Nos prometimos el mar, lleno de vida y de sal.
Llenamos el corazón (de) violencia y calma a la vez.

Él es el mismo traidor; azul o verde, da igual,

nos prometimos el mar.


Uno y una no son dos; uno y una es lo que es.

Y un día yo tomé mi senda, y ella la suya también.
Y si el destino quisiera hacer con las dos un lazo,
me agarraré a su cintura y haré un nudo con mis brazos,


porque esta noche sin Luna, nos prometimos el mar.

La vida son cuatro días y yo por el tercero voy,
y ese día que me queda lo soñé para los dos,
pero si por una de éstas ella no vuelve a pasar,
recordaré que en San Pedro nos prometimos el mar.


Nos prometimos el mar, lleno de vida y de sal.
Llenamos el corazón (de) violencia y calma a la vez.

Él es el mismo traidor; azul o verde, da igual...


Nos prometimos el mar, lleno de vida y de sal.
Llenamos el corazón (de) violencia y calma a la vez.

Él es el mismo traidor; azul o verde, da igual,

nos prometimos el mar.

3 comentarios:

fantasmika dijo...

te escribo xQ ers la personaa más cercana que e visto por aquii
yo tambien soY de ARbaaCeTe!
y naa Q me aLeGroo De enConTrar a aLGuiien De maS o MenoS eL miiSmo Laoo Q yOp
weno
adios

fantasmika dijo...

Olaa
antes me EquiiVoQ de enTrada i te firmee en La anTeRiioR!
y La veRdaD... es baStanTe Lo Q te esCriiBi asiKee Aquii te DIGo Q leeAss eL coMenTaRiio dE La enTraDA anTeRioR (no Te OBliiGo si QiieREs ClaRo)
byee
ARbaaCeTe x SempRe xD

La chica de las casas colgadas... dijo...

Lo malo de las sendas que se separan y vuelven a unirse, es que nunca volverán a ser iguales.
Es como un jarrón que se rompe. Aunque reconstruyas cada una de las piezas, siempre habrán grietas, no volverá a ser nunca el mismo jarrón, "TU" jarrón.